BAUTISMO

El Bautismo es la puerta que nos abre al cielo

Learn More

El Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu y la puerta que abre el acceso a los demás sacramentos

Por medio del Bautismo somos liberados del pecado original. Además, regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cfr. CEC 1213)

El Bautismo «es el más bello y magnífico de los dones de Dios […] lo llamamos don, gracia, unción, iluminación, vestidura de incorruptibilidad, baño de regeneración, sello y todo lo más precioso que hay. Don, porque es conferido a los que no aportan nada; gracia, porque es dado incluso a culpables; bautismo, porque el pecado es sepultado en el agua; unción, porque es sagrado y real (tales son los que son ungidos); iluminación, porque es luz resplandeciente; vestidura, porque cubre nuestra vergüenza; baño, porque lava; sello, porque nos guarda y es el signo de la soberanía de Dios» (San Gregorio Nacianceno, Oratio 40,3-4).

HABITANTES DEL CIELO

En nuestra parroquia

Se pueden celebrar bautizos:

los sábados y los domingos

 

Requisitos mínimos

  • Al menos uno de los padres debe ser católico.
  • Se exige que haya un padrino o una madrina, o un padrino y una madrina.
  • El padrino debe haber alcanzado los 16 años de edad,  ser católico, con el sacramento de la confirmación y una vida congruente. Además, no debe estar afectado por ninguna pena canónica ni que sea el padre o madre del bautizando 

Para bautizar a su hijo: 

  • Ponerse en  contacto con el párroco en horario de despacho parroquial.
  • La preparación al bautismo es personalizada. Visitamos la casa familiar para conocernos y hablar sobre el rito del Bautismo
× ¿Cómo puedo ayudarte?